Acero inoxidable ferrítico al microscopio

El acero inoxidable es uno de los máximos exponentes de la tecnología moderna: pieza clave en instrumentación y maquinaria, nos estamos acostumbrando a admirar su belleza como parte de estructuras, construcción y mobiliario urbano. Sin embargo, el secreto de su interminable versatilidad está en sus defectos, en aquellos que residen a escala submicrométrica. Cuando los examinamos con un microscopio electrónico de transmisión a estas escalas, podemos apreciar su extraordinaria complejidad física y química, así como el origen de todas sus propiedades, pero sobre todo, descubrimos nuevos e insólitos parajes que se asemejan más de lo que creemos al mundo que conocemos. En la siguien imagen podemos contemplar la superficie de un acero inoxidable bajo la apariencia de un océano de defectos a medianoche: precipitados, fallos de apilamiento y dislocaciones, ocultos a nuestros ojos como también lo quedan las entrañas de los mares más profundos. La imagen corresponde a un acero ferrítico del tipo EN1.4509
Autor/a: Daniel Ortega Ponce

En la siguiente imagen un conjunto de dislocaciones ha decidido “tatuaR” la piel de un acero, como queriendo imprimirle carácter propio. La imagen corresponde a un acero ferrítico del tipo EN1.4509.

Autor/a: Daniel Ortega Ponce

De http://www.fotciencia.es/

Esta entrada fue publicada en metálicos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s