El apantallamiento del esfuerzo en los biomateriales.

Las aleaciones de titanio son las más desarrolladas para su empleo como biomaterial. Se usa titanio poroso y  aleaciones exentas de vanadio para conseguir una mayor biocompatibilidad.
Sin embargo, la buena resistencia y rigidez de los metales se enfrenta al efecto conocido como “apantallamiento del esfuerzo” que se ocasiona porque el metal tiene un módulo de elasticidad considerablemente más alto que el hueso con lo que el implante de metal soporta una parte desproporcionada de la carga frente la lo que aguanta el hueso. Así, el material óseo responde a la tensión remodelándose según el nivel de esfuerzo al que está sometido. El apantallamiento de esfuerzos hace que el hueso se remodele a un nivel de carga más bajo y su calidad se deteriora.
En la práctica esto se traduce en la necesidad de reemplazar el implante en un plazo de 10-15 años debido a que el metal, literalmente, se “descuelga” con el tiempo.

Esta entrada fue publicada en biomateriales, cerámicas, metálicos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s