Cristales electrocrómicos.

Heliotrope Technologies, una start-up en fase inicial )Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley, en EE.UU) ha desarrollado un compuesto de vidrio relativamente barato con una capacidad para bloquear selectivamente la radiación infrarroja que produce el calor del sol y la luz visible. Esta tecnología emergente de ventanas ‘inteligentes’ o ‘dinámicas’, que usan un vidrio cuya transmitancia de radiación solar pueda cambiarse a la carta mediante la aplicación de calor (termocrómica), luz (fotocrómica) o electricidad (electrocrómica), es una prometedora forma de reducir el consumo de energía para la refrigeración y la iluminación de edificios. El grupo de Milliron publicó un artículo el mes pasado en Nature en el que se describe un nuevo material compuesto de vidrio que puede ser teñido de forma reversible y puede bloquear la radiación infrarroja sin dejar de ser transparente. Esto supone la primera demostración de un tipo de vidrio que permita el control independiente sobre la transmitancia de la luz visible y la radiación IR. De hecho, el nuevo material puede cambiar entre tres modos: totalmente transparente, transparente pero con bloqueo de la radiación IR, y con bloqueo de la luz visible y la radiación IR, según la cantidad de tensión aplicada. Y una vez que el vidrio ha cambiado, ya no es necesario pasar corriente a través de él. Una ventana electrocrómica esencialmente funciona como una batería recargable transparente. Dos piezas vidrio conductor se ponen a ambos lados de un material de electrolito, y los cambios en la transmitancia del vidrio se producen en respuesta a carga y descarga electroquímica. En el diseño, el nuevo compuesto, hecho de nanocristales de óxido de indio y estaño incrustados en vidrio de óxido de niobio, se deposita en un lado y sirve como electrodo. Después se coloca otro electrodo en el lado opuesto del electrolito. La aplicación de una tensión moderada hace que los nanocristales se carguen electrónicamente, lo que a su vez hace que la radiación IR sea absorbida y bloqueada. La aplicación de una tensión algo mayor hace que el vidrio de óxido de niobio pase a ser electroquímicamente reducido, lo que da como resultado el tintado. Por último, la aplicación de otra tensión ligera hace que el vidrio vuelva a ser totalmente transparente. Para saber más ir al artículo de Anna Llordés,1 Guillermo Garcia,1 Jaume Gazquez2 & Delia J. Milliron “Tunable near-infrared and visible-light transmittance in nanocrystal-in-glass composites” http://www.nature.com/nature/journal/v500/n7462/full/nature12398.html y en http://www.technologyreview.es

Esta entrada fue publicada en nano, polímeros. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s